Trabajo en equipo, problemas y cómo solucionarlos

Juan Fernando Muñoz
Ingeniero de Sistemas

Una de las competencias más exigidas y apreciadas en las organizaciones es el trabajo en equipo, y no es una fácil de desarrollar. Hay personas a las que se le dan bien y otras a las que no. Tristemente es muy común escuchar personas que invierten más energía en quejarse de sus compañeros que en intentar hacer bien su trabajo, de aquí que debamos hacernos preguntas como: ¿qué hace que suceda esto?¿cuáles son los síntomas de que un equipo no está funcionando? ¿podemos remediarlo?

Empecemos, ¿qué hace que esto suceda?. Según un estudio realizado en 2004 por un grupo de estudiantes de la facultad de educación de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, donde analizaron la importancia del trabajo en equipo y cómo se desarrolla en las aulas de clase; se concluyó que la mayoría de los estudiantes trabajan en grupo y no en equipo. La diferencia de estos tipos de trabajo es que, en el primero, cada individuo trabaja por sus intereses, y en el segundo, todos los miembros del equipo trabajan cohesivamente para alcanzar los mismos objetivos. 

Estos resultados evidencian cuánto lucha cada persona, desde su niñez, por salir adelante y destacar con respecto a otros. Esto se ve desde la educación primaria y media, actitud que más tarde se extrapola a las universidades y organizaciones.

Ahora, ¿cuáles son los síntomas?, personalmente pienso que el síntoma más claro se da cuando hay miembros del equipo que señalan a otros por los problemas y dificultades surgidas. Sin embargo, quise seguir buscando qué otros síntomas pueden presentarse:

  • Objetivos no compartidos
  • Relaciones interpersonales insuficientes
  • Índices de liderazgo bajos
  • Uso ineficiente del tiempo en reuniones
  • Falta de comunicación o inconsistencia en ella
  • Falta de determinación en la toma de decisiones

Y finalmente, ¿cómo podemos remediarlo?, lo primero que considero, es que hay dos tipos de personas en cuanto a trabajo de equipo se refiere:

  1. Las personas que son conscientes y quieren que su equipo sea mejor, por consiguiente trabajan y actúan en pro de fortalecer las debilidades de sus equipos y sus miembros.
  2. Las personas que si bien son conscientes de la problemática deciden no hacer nada al respecto, o las personas que de por sí ignoran totalmente lo que sucede con las personas que lo rodean.

Teniendo en cuenta estos escenarios, en Cidenet nos preocupamos por conformar equipos de trabajo; y por identificar y fortalecer personas aptas para el liderazgo que ayuden a evolucionar los equipos y sus miembros. 

Queremos que  cada persona de la organización sienta que no está en un ambiente donde tenga que destacar por sí solo, sino como equipo, que tanto el crédito individual como conjunto es importante. Pues, ¿qué sería de la computación actual sin los aportes en conjunto?, el ejemplo más claro, la internet.

Para finalizar, quisiera dejar una apreciación personal: no temamos pedir ayuda, ni temamos ofrecerla. A veces el camino que estamos recorriendo puede ser más corto si otra persona ya conoce el destino, y viceversa. 

Cierro citando a Henry Ford – “Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo asegura el éxito”.